Mockismo o Santismo en Colombia



No me atrevo a pronosticar quién ganará la primea vuelta de las elecciones colombianas. Si Antanas Mockus o Juan Manuel Santos, realmente la contienda está intensa para el domingo 30 de mayo.

No obstante, Mockus tiene mucha fuerza, demasiada, pero es producto, creo, del mediatismo, de una excesiva necesidad que tienen los colombianos por deslastrarse de un uribismo que saben que los ha ayudado a crecer como nación, pero a merced de muchos errores y horrores del "todo vale". Ese mediatismo también debe ser visto como prueba, de que si él pierde no fue precisamente por falta de apoyo mediático, sino porque su oponente realmente era fuerte.

Con Mockus, un hombre brillante, políglota, ex alcalde de Bogotá --una ciudad difícil de gobernar--, la juventud e incluso los más adultos creen que las cosas pueden cambiar; no obstante, creo que el líder del Partido Verde no es un presidente para Colombia, sino para Suiza, Islandia o Noruega. Me da miedo que se sienta frustrado al no ver que lo que se propone no se cumple. Alguien me contó que Mockus es muy susceptible, se deprime cuando las cosas no se le dan, pero hay que darle la oportunidad, ya que lo de Islandia, Noruega y Suiza es bueno, ¿por qué no probarlo? En Colombia hay mucha institucionalidad arraigada y creo que ese país tiene la experiencia de lo que el dictador venezolano en potencia Hugo Chávez está haciendo con mi país para no dejarse embaucar.

Juan Manuel Santos... ¡qué decir del doctor Santos!
Dos veces conversé con él de usted a tú (él me decía tú y yo a él usted). También es un hombre preparado y de alguna manera siendo ministro de la Defensa hizo el juego jucio sucio en la lucha contra los grupos criminales y terroristas. Colombia necesita un hombre con contundencia, valor, que conozca cómo se mueven los intríngulis del poder en una de las naciones más violentas del mundo y ese es Juan Manuel Santos. Sin embargo, la gente está cansada de tanta politiquería, mucha corrupción hay en Colombia pero poco se habla de ella en la prensa local y si hablamos de herencia de Álvaro Uribe a Santos... este legado no es favorable.

Si gana Mockus, un buen ministro de Defensa sería Santos, pero no lo escogería, lo sé, y Santos tampoco lo aceptaría. Y si gana Santos un buen ministro de Educación sería Mockus y pienso que él sí tomaría el cargo para impulsar muchas de las reformas que tiene en mente.

¿Por quién voy? Me da igual en realidad el ganador, porque finalmente los dos candidatos tienen un potencial increíble y Colombia tiene una verdadera política de Estado. El problema en el caso de las relaciones de Venezuela y Colombia pienso que su origen es la desconfianza, aunque también la sed de Chávez por expandir la revolución bolivariana hacia ese país ha alimentado los roces. Eso se solventará con Mockus, pienso, con Santos, si realmente aplica lo que él llama "prudencia" las cosas se llevarán bien.

Pero advierto... en Colombia no importa quién gane, Chávez lo que necesita es un Presidente que le deje expandir su revolución y como estos dos candidatos no se lo ofrecen la rabia continuará.

Entradas populares