Las sanciones de Naciones Unidas a Irán incidirán en Venezuela

La Unión Europea aprobó castigos contra el Gobierno de Teherán, y ahora un banco venezolano se ha visto afectado. ¿Qué más viene?


La aprobación de sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Irán por su programa nuclear tendrán efectos en Venezuela en la medida que ambos gobiernos han extendido sus negocios a la banca, y el organismo internacional ha exigido mayores controles.

La resolución 1929 llegaron en junio tras meses de negociaciones entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) y Alemania para llegar a un acuerdo sobre las nuevas sanciones.

Entre otras cosas, los artículos 21,22,23 y 24 de la resolución prohíben a los Estados miembros de la ONU que mantengan o inicien nuevas relaciones con bancos iraníes, como abrir sucursales de estos en sus territorios, si se sospecha que están relacionados con actividades de proliferación nuclear.

Es sobre estos aspectos de la resolución donde Venezuela corre mayores riesgos, ya que los vínculos comerciales entre los gobiernos del presidente Hugo Chávez y del iraní Mahmoud Ahmadinejad se manejan a través de un banco persa considerado patrocinador del terrorismo por EEUU y la ONU, con filial en Venezuela.

En febrero de 2008 comenzó a operar en Caracas el Banco Internacional de Desarrollo C.A. Banco Universal (BID) una sucursal del Banco de Desarrollo de Exportaciones de Irán (Banco Toseyeh Saderat Iran S.A.), incluido por el Departamento del Tesoro de EEUU en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

El funcionamiento del Banco Internacional de Desarrollo, C.A. Banco Universal fue autorizado mediante Resolución N° 289.07 de fecha 14 de septiembre de 2007, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38.771 de fecha 18 de septiembre de 2007.

Hasta mayo de 2010, el BID reportó a la Superintendencia de Bancos ingresos financieros por 8.511.000 bolívares fuertes. De esa canditad 6.278.000 provienen de ingresos por inversiones en títulos valores, y 1.697.000 por cartera de créditos. Su resultado neto hasta la fecha mencionada fue de 180.000 BsF.
Los roces
Tanto Estados Unidos como la ONU consideran que Toseyeh Saderat Iran, y por ende sus filiales, son una vía de Teherán para financiar a los grupos terroristas Hezbolá y Hamas.

Toseyeh Saderat pertenece al Sepah, corporación apoyada por el Banco Sepah de Irán. Naciones Unidas considera que es uno de los brazos ejecutores del programa nuclear y de sistemas balísticos de Irán, como se dio a conocer en 2007 en la resolución 1747 del Consejo de Seguridad que iba contra el desarrollo atómico militar del país.

Una fuente consultada ligada a intereses iraníes en Venezuela informó que el Banco Sepah es una de las entidades estatales iraníes que controla muchas de las compañías que están en Venezuela, y que apenas una empresa privada persa es la que hace vida en Caracas, por lo que las relaciones comerciales, con 279 convenios firmados hasta noviembre de 2009, son prácticamente entre gobiernos.

El Banco Sepah es el principal financista de la Guardia Revolucionaria, el brazo armado del Estado persa, y otro de los objetivos del Consejo de Seguridad con esta nueva resolución es restarle fuerzas a esa organización, la cual es una de las garantes del programa nuclear.

"El Gobierno venezolano se ha estado dedicando en el último año a concretar los negocios que ya existían con Irán, sin buscar acentuarlos más, porque en el fondo, aunque no lo reconozca, sabe los riesgos que se corren", agregaba la fuente.

En la nueva resolución también se contempla que los Estados deberán vigilar actividades de la división de cargamentos de Irán Air, por lo que ahora el gobierno venezolano deberá aumentar los controles sobre este aspecto, ya que Conviasa tiene convenios con esa línea desde 2007 para vuelos entre Caracas-Damasco-Teherán.

Asimismo las nuevas medidas más restrictivas aprobadas por la Unión Europea contra Irán por mantener su programa de enriquecimiento de uranio entraron en vigor este 27 de julio, tras su publicación en el diario oficial comunitario.

Las sanciones, que recibieron el lunes 26 de julio en Bruselas el visto bueno de los ministros europeos de Asuntos Exteriores, incluyen las aprobadas por el Consejo de Seguridad, y añaden límites más severos propiamente comunitarios en los ámbitos comercial, del sector financiero, del transporte iraní y de sectores claves de la industria del petróleo y del gas.

Tal como lo había comentado, los Veintisiete también acordaron ampliar la lista de personas, entidades y organismos a las que se congelan todos los fondos y recursos económicos, entre ellos entidades financieras como el Banco Internacional de Desarrollo de Venezuela así como nuevos miembros de los Guardianes de la Revolución y de la Compañía Naviera de la República Islámica de Irán (IRISL).

Entradas populares