La verdadera unidad de Alemania


Los alemanes conmemoran veinte años de reunificación política y social, tras un período de cuatro décadas en que dos formas de pensamiento e ideologías rivalizaron entre sí para prevalecer como el modelo más idóneo para el mundo.

Alemania no sólo recuperó su unidad geográfica el 3 de octuAñadir imagenbre de 1990, casi un año después de la caída del Muro de Berlín, sino también su soberanía tras el fin de la II Guerra Mundial hacía 45 años, lo que envió un claro mensaje de respaldo hacia la democracia en momentos en que el régimen comunista de la Unión Soviética tambaleaba.

Hoy la mítica figura de Helmut Kohl, el llamado "Canciller de la Unidad", sigue siendo alabada, pues logró derruir cuatro décadas de división y fusionar las dos Alemanias: la comunista representada por la República Democrática (RDA) y la capitalista, la República Federal.

Pero la reunificación de una sola Alemania dista de un simple hecho de "anexiones geográficas" porque en sí representó un cambio de mentalidad en un país en donde sus habitantes tuvieron que superar formas y estilos de vida y rehacer su orden político; para un lado de Alemania fue un alivio, para la otra, una carga que aún sigue pesando.

Según un sondeo publicado el viernes por el canal televisivo ZDF, 84% de los alemanes estiman que la reunificación fue positiva, contra el 14% que piensan lo contrario, unas cifras que a grandes rasgos habla por el país.

En 2,1 billones de euros calculan expertos consultados por Efe que ha costado el saneamiento económico de la extinta RDA, su modernización y sobre todo, la integración de sus ciudadanos en el sistema social occidental capitalista. No obstante, el desempleo en la ex RDA es de 11% de la población activa, contra sólo 6,2% en el Oeste.

Y es que siguen los inconvenientes sobre la disparidad de avances del lado comunista: mayores tasas de desempleo o desarrollo. Pero más allá de esto, la economía alemana es la tercera del mundo y el peso político que tiene hoy Berlín en el escenario internacional es indiscutible.

Las reformas que en 1985 el líder de la URSS, Mijaíl Gorbachov, emprendió con la "Perestroika" y el "Glasnost" -un conjunto de medidas aperturistas que la RDA rechazaba-, dieron la necesaria inspiración para que los propios alemanes y la comunidad internacional apoyaran el fin de esta división.

Tras esos 20 años de unidad, Alemania tiene hoy por primera vez, una jefa de Gobierno proveniente del lado comunista, pero que en sus tiempos, y sin ser conocida, era una de las impulsoras del cambio y las reformas democráticas: Angela Merkel.

Para algunos historiadores el 3 de octubre terminó verdaderamente la Segunda Guerra Mundial, pero el anunciado "Fin de la Historia" no ocurrió, al contrario, se hizo más profunda y, tal como se preveía, el mundo sigue siendo menos pacífico y las democracias difíciles de sostener.

La prensa alemana recordaba que el país entero celebrará esta fecha con fiestas, fuegos artificiales, conciertos multitudinarios y memorables discursos de los principales representantes políticos del país. En otras zonas como Bremen, la ciudad oficial de los actos conmemorativos, habrá marchas pero en rechazo a este hecho histórico que algunos consideran "un error".

Para el sociólogo y filósofo alemán Gunter Hofmann, "existe consenso acerca de continuar por la senda europea" lo que se traduce, a juicio, en que tras esa reunificación, Alemania verdaderamente se integró a Europa y en sí al concepto de unidad como bloque y fuerza política que quería representar la Unión Europea.

La voz de Kohl
Frente a esto, el ex canciller alemán Helmut Kohl, advirtía esta semana contra el peligro de una Europa sin confianza en ella, en particular debido a la crisis del euro, unas palabras que en el fondo buscan mandar un mensaje de unidad de quien supo luchar por lo que hoy es el viejo continente.

A sus 80 años de edad, de los cuales pasó 16 en la Cancillería Federal, el político alemán ve una especie de "apatía" por la unidad de Europa entre los mismo políticos de ese continente.

"Cuando veo las conversaciones que tenemos hoy en día sobre Grecia, el euro y la crisis financiera, a veces tenga la impresión de que algunos en Europa olvidan lo que significa para todos una Europa unida", afirmaba en un discurso ante los representantes de su partido cristiano-demócrata (CDU) en Berlín, del cual ahora Merkel es su líder.

Y precisamente coincidiendo con el 20 aniversario de su reunificación, hoy los alemanes buscan con fuerza recabar todo el respaldo necesario para lograr uno de los cinco nuevos asientos no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, un objetivo que en el fondo busca enviar un mensaje al mundo de que el país quiere la paz y está arrepentido por sus errores del pasado.


Entradas populares

Imagen

El marzo más histórico