Cuba planta su futuro en la inversión petrolera

La creciente inversión en el sector petrolero está contribuyendo a oxigenar la economía de Cuba, en momentos en que las grandes corporaciones energéticas han puesto sus ojos en la isla, la cual podría tener reservas superiores a los veinte mil millones de barriles, según el ministerio de Energía.

Si Fidel Castro contó durante 41 años con el mecenazgo de la Unión Soviética para abastecer a la isla y subvencionar la revolución, su hermano está apuntando a la inversión extranjera directa con aliados clave que no exigen reformas de tipo político o social.

Con el impulso de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), por ejemplo, Castro logró que en 2007 la refinería de Cienfuegos, construida en la era soviética, fuera activada con una inversión de 150 millones de dólares; esta produce cerca de 65.000 barriles de petróleo diario, pero la meta es llegar a 150.000.

Pero para los estadounidenses este negocio petrolero en Cuba, al que no pueden acceder, generará en un corto plazo una fuerte presión sobre gobierno de Barack Obama por parte de las multinacionales del oro negro para que flexibilice con mayor fuerza el embargo sobre la isla.

La ley estadounidense prohíbe a las compañías de ese país invertir en Cuba, aunque permite que tengan una participación minoritaria en firmas extranjeras con menos del 50% de sus operaciones en la isla.

El sector petrolero y energético en Cuba está siendo abordado con fuerza por los chinos, quienes esta semana acordaron, a través de la estatal China National Petroleum Corp, ampliar la refinería de Cienfuegos en un inversión valorada en 6.000 millones de dólares, y donde Pdvsa garantizará la inversión con entregas de petróleo.

Un ejemplo de esto lo demuestra el intercambio comercial entre Cuba y China que fue de 1.821 millones de dólares en 2009, menos que los 2.329 del año anterior, según datos de la Oficina Nacional de estadísticas de Cuba, convirtiendo al país asiático en el segundo socio comercial de los Castro después de Venezuela.

Otras petroleras como la brasileña Petrobras, la india Oil and Natural Gas Corp, la malaya Petronas y PetroVietnam, también han contratado bloques y se estima eleven las perforaciones en 2012.

Y es que la estatal CubaPetróleo tiene contratos con la española Repsol, la cual encontró petróleo en 2004, y el mes pasado la estatal rusa Gazprom Neft, se incorporó a proyectos en la porción cubana de Golfo de México, en donde 59 bloques, estiman geólogos cubanos, hay millonarias reservas de petróleo.

De esta manera, Castro busca diversificar la economía, gran dependiente del turismo, el cual sufre fuertes altibajos. El país mantiene flotando sus arcas, entre otras cosas, gracias a los miles de turistas provenientes de Alemania, Canadá, España y Reino Unido. Cuba en el fondo tiene sus ojos en el oro negro que siempre ha buscado en el exterior y entre sus aliados, y finalmente parece ha llegado la hora de contar con lo suyo.

Entradas populares

Imagen

El marzo más histórico