Raúl Castro hace las pases con Dios

El presidente de Cuba, Raúl Castro, continúa haciendo las pases con la Iglesia y con Dios. El mandatario asistió el miércoles 3 e noviembre junto a miembros de su gobierno y el clero a la inauguración de un seminario católico de La Habana, el primero construido en la isla tras 51 años de revolución.

Al inaugurar el seminario de "San Carlos y San Ambrosio", a 17 kilómetros de la capital, el cardenal arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, agradeció al ex presidente Fidel Castro y a su hermano Raúl Castro, que la obra "haya contado hasta su conclusión con el apoyo estatal, para poder realizarla convenientemente", citaba la agencia DPA.

Este gesto del menor de los Castro tiene un gran mensaje político. Tomando en cuenta que con el triunfo de la revolución en 1959 las hostias fueron sustituidas por balas; las imágenes religiosas por afiches de Fidel Castro, y las Iglesias cerradas para hacerse cuarteles o centros de adoctrinamiento, un nuevo seminario es una señal de avance y tolerancia.

Todo esto tomando en cuenta que se produce luego de que Ortega gestionara ante Raúl Castro en julio, la liberación de 52 presos políticos, de los cuales aún quedan 13 tras las rejas que rechazan salir del país. El 7 de noviembre vence el plazo para cumplir "la promesa".

En la inauguración, además de Castro y Ortega, estuvieron presentes cerca de 300 invitados, entre ellos los ministros de Relaciones Exteriores y Cultura, Bruno Rodríguez y Abel Prieto, y la encargada de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba, Caridad Diego, además del arzobispo de Miami, Thomas Wenski.

El proyecto había tomado impulso con la única visita a Cuba en enero de 1998 del papa Juan Pablo II, quien bendijo la primera piedra colocada, sin embargo, las obras no comenzaron hasta julio de 2006.

El predecesor de Ortega, el cardenal Manuel Arteaga, quiso construir una nueva sede en los mismos terrenos sobre los que se levanta ahora el seminario, pero estos fueron declarados en 1966 zona militar restringida y la obra no pudo concretarse.

La edificación ha sido financiada con donaciones de católicos de Europa y EEUU.

Y es que la situación de las Iglesias, y en especial la Católica vino a mejorar a partir de 1992, cuando Cuba el "Estado ateo" fue transformado en "Estado laico" con libertad de religión. En 2000, las fiestas religiosas fueron reintegradas.

No es la primera vez que Raúl Castro aparece en público en la Casa de Dios. En 2008 ya había asistido a la beatificación del religioso cubano José Olallo y recibido a varios representantes del Vaticano de visita en Cuba, entre ellos el cardenal secretario de Estado, Tarsicio Bertone, y, en junio de este año, el secretario para las Relaciones con los Estados, Dominique Mamberti.

De una manera prudente, en los más de 50 años de revolución comunista, la Iglesia Católica ha alzado su voz para reclamar "reformas y respeto" en la isla mediando entre las autoridades y la oposición.

Foto: AP

Entradas populares