Los 580 “yo” del Comandante Presidente




Pleno de la Asamblea Nacional (AVN)
Una semana después de la memoria y cuenta del presidente Hugo Chávez --o los cuentos de su memoria--, me permito hacer unas precisiones numéricas que considero útil para digerir lo que ha sido el discurso más largo del “Comandante Presidente” en pleno año electoral y en sus trece años gobernando.

Asentadas las pasiones, de si fue un discurso eterno (9 horas y 25 minutos). Si hablo cosas concretas (mencionó en 37 oportunidades el nombre de Estados Unidos), o giró alrededor de cifras inconexas con poco sustento (dijo la palabra “inseguridad en dos ocasiones, una de ellas para referirse a Siria), Chávez el pasado viernes 13 de enero dejó al descubierto el irrespeto que siente hacia el tiempo y a los demás, tanto seguidores como detractores. Pero como mi objetivo aquí no es “analizar” y hablar de lo que tanto ya se escribió, me atrevo, con ínfulas de semiólogo, a arrojar datos clave de ese discurso.

Sentirse poderoso y endiosado fue el mayor elixir para Chávez. Por eso fue “aplaudido” o “aclamado” en 165 oportunidades durante las nueve horas. En promedio, entonces, fue interrumpido o alabado 17,8 veces por hora. Fidel Castro pronunció su discurso más largo en 1998, duró unas 7 horas y 15 minutos. De no ser por la osadía de su hermano Raúl que le inquirió cuándo terminaría, lo que comenzó con unas “buenas tardes”, terminó con unos “buenos días” en una arenga ante el sumiso Parlamento de Cuba.



Si hablamos de la realidad venezolana y de los problemas que ofuscan a los ciudadanos, la inseguridad es el primer ítem. Por esa razón, en una magistralidad pedagógica, el Presidente, haciendo referencia a este flagelo, mencionó en 2 oportunidades la palabra “inseguridad” y solo 1 para disertar sobre lo que ocurre en el país. Dijo “muertes” en 8 ocasiones, y eso para hablar de los malandros, el golpe de Estado y las consecuencias de la inseguridad, que de algún modo reconoció que existe. Pero como en suma la angustia es la “delincuencia” se refirió a ella en dos ocasiones.

No escaparon las referencias a la satanizada y “apátrida” oposición, de la que entre las 18 veces que la citó, dijo que si perdía las elecciones del 7 de octubre de 2012, reconocería el triunfo y estaría dispuesto a entregar el poder. Como el desempleo no es un grave problema del país en estos momentos, en comparación con Europa y Estados Unidos, no era necesario mencionarlo. Lo hizo en 2 ocasiones, una de ellas refiriéndose al “imperio”, palabra bien meneada que salió a colación 9 veces, es decir que en total en 46 ocasiones el nombre de esta nación blindó el discurso más largo del chavismo.

Un excesivo “yo” producto de su egolatría como figura mesiánica se dejó colar en 580 oportunidades aquel viernes en las que Chávez, salvo unas 121 oportunidades, habló ya como un “nosotros” expectante, pero un "nosotros" ya no tan atento al que se decía, si no hasta cuándo se iba a dejar de decir algo. Ese “ustedes” salió 166 veces de la boca presidencial solo para pedir opiniones, mostrarse como instructor o maestro de clase, sin medir tiempo: la clase eterna en la vieja ágora griega. Todo esto no es más que una realidad, no menos que evidente, de que la revolución bolivariana es una sola figura con un grueso puño de acólitos que aplauden eso: 166 veces en nueve horas.

Estado Unidos


“Que todavía hay pobreza en Venezuela. ¡Claro! ¿Y dónde no hay en el mundo? En Estados Unidos se ha incrementado, al revés de aquí; en Europa se está incrementando vertiginosamente. A nadie le recomiendo que se vaya para los Estados Unidos, oye, al menos que sea un ricachón y tenga mucha plata, pero si va a buscar trabajo y a vivir dignamente por allá y tal, no lo recomiendo”

Inflación


“El promedio del arañero de Sabaneta es de 22,2% en todos estos 13 años, esa es la verdad. Hirán es la verdad, reconozcan esa verdad, aunque sea así chiquitica, pues”.

Oposición


“Ahora, ¿saben qué, damas y caballeros de la oposición? Si alguno de ustedes gana las elecciones yo sería el primero en reconocerlo. Yo pido lo mismo de ustedes para acá. (Aplausos). Pido lo mismo, es lo menos que puedo pedir ¿verdad?”

Desempleo


“Estos detalles del poderío social ya los comenté al comienzo, el incremento de la inversión social en el 2011 fue de 22,6%; se mantuvo el empleo, ahí están las cifras del empleo, mientras en otros países, especialmente en el norte, más desarrollado, en algunos países el desempleo, por ejemplo en Europa, pasa del 20% y en otros del 15, en Estados Unidos creo que llegó al 8%”.

Entradas populares