Un 11 de abril con Twitter



El primer tuit de la tarde habría sido así: “Camaradas: los oligarcas se preparan para venir a Miraflores. ¡Alerta!” Esas 50 palabras del presidente Hugo Chávez bastarían para encender la llama revolucionaria de muchos confesos defensores del proceso bolivariano aquel 11 de abril de 2002.

Los hashtag con trending topic en Venezuela, a eso de las dos de la tarde, lidiarían entre #todosaMiraflores, #nopasarán y #estásdespedido, campeando entre miles de coros de insultos, proclamas patrióticas y millones de fotografías de fanáticos y voluntarios alistándose para la gran marcha opositora.

Mientras tanto, en un inimaginable Facebook de 2002, con emoticones analógicos y quien sabe que otras funciones menos pensadas, los usuarios mantendrían el río de “chismes” inundado de fotos, estatus, comentarios y lemas entre expresiones cándidas, reportes momentáneos y un seguro “A Miraflores” a lo cual sus “amigos”, sin importar la tendencia, consentirían con un contundente “me gusta”.

Así la señora con el perrito ataviado con la bandera de Venezuela; el grupo de pavos luciendo franelillas cortas y lentes de sol. Las “damas de la sociedad de civil” con sus sombreros de paja, y sin duda el hombre con el lorito en el lomo, estarán tomándose fotos con su teléfono del momento para colgarlas en su muro de Facebook y compartirlas hasta el hartazgo.

El liderazgo opositor de ese momento luciría retórico con una marejada de twiteros que estarían animando la concentración en plena sede de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en Chuao. Guaicaipuro Lameda, expresidente de la compañía, seguramente tendría en su avatar su fotografía con una cinta de la bandera de Venezuela. Venezolana de Televisión estaría reportando constantemente enlaces con noticias y videos de Chávez.

Como la novedad es informar en tiempo real, El Universal, El Nacional y Globovisión, estarían reportando “minuto a minuto” las incidencias de las marchas opositoras y oficialistas hacia el centro de Caracas. “Si estás en la concertación envíanos tus comentarios y fotos”. Ese fervor por hacerse parte de la noticia habría generado un choque de visiones y sucesos que, de alguna forma, calentarían más las calles de la convulsa Caracas ¿o no?

@Chavezcandanga, enfurecido por lo que está ocurriendo enviaría esporádicamente mensajes de aliento a su acolitado revolucionario, calentado más las calles mientras que el retuiteo de sus palabras despejarían la vía para ir al rescate la revolución.

Ha llegado la hora de la cadena nacional de radio y televisión. Chávez desde Miraflores se defiende de lo que percibe como una conspiración. Twitter está cada vez más encendido. La red se colapsa por un instante y #fueraChávez #Venezuela y un quizá #palantecomandante se convierten finalmente en Trending Topic mundial. Los ojos de millones de cibernautas están puestos en Caracas. Los RT pululan.

Los tuits siguen llegando: “Balacera en el centro, hay varios muertos, están disparando desde las azoteas, veo francotiradores”, 102 caracteres de miedo que ensombrecen el once de abril. “Están disparando, mucha gente en el centro de #Caracas, tengan #cuidado #fuerachavez #pamiraflores”, escribe un tuitero opositor bañado de miedo. Envía una foto que automáticamente es miles de veces retuitiada y ganas en un minuto unos 100 seguidores. El río de mensajes a través de Facebook ya están flotando: “no vayan al centro de #Caracas, están #matando a la gente”. Las cadenas de mensajes se reenvían entre opositores y oficialista. Las balas no están mirando liderazgos. #Puentellagano, #pistoleros, #matones, serán un RT común que volará en la red por millones.

 Al día siguiente, inmortalizado con un #11A, ese día será inolvidable para millones de venezolanos.

Entradas populares