Por favor, maten al periodista


Un grupo de sirios busca salir de Idlib(AP)
Tengo amigos, que como yo, su "hobby", más que como profesión, es "hacer periodismo", ir a las zonas de conflictos, lugares curiosos o de calamidades para hacer reportajes, tomar fotografías y escribir sobre los horrores y vivencias, como una manera que busca concienciar a la opinión pública sobre lo que no todos pueden ver. Ir hasta el "allá" es un riesgo ciertamente, por eso, para los tiranos o los enemigos de la información lo mejor es matar al periodista, al fotógrafo, al mensajero. Que nada se sepa.

Por eso, con 88 asesinados, 2012 será el año más sangriento para los periodistas en todo el mundo desde que en 1995 se publicara el primer balance de Reporteros sin Fronteras (RsF).

A esa estadística de lo infame se suman 879 periodistas detenidos, 1.993 periodistas agredidos o amenazados, 38 periodistas secuestrados, 73 periodistas que tuvieron que pedir asilo, 6 colaboradores de los medios de comunicación asesinados, 47 "netciudadanos" y periodistas ciudadanos asesinado, 144 blogueros y "netciudadanos" detenidos, hasta el 18 de diciembre de 2012, como revelaba el último informe de RsF.

En la guerra civil que desangra Siria los periodistas parecen haber sido elegidos premeditadamente como objetivos por el régimen del presidente Bashar al Assad, en cuyo país en lo que va de 2012 36 periodistas han muerto, como revelaba un informe de noviembre del Instituto Internacional de la Prensa (IPI).


Antes de que termine 2012 las estadísticas fúnebres del oficio habrán totalizado 119 periodistas asesinados mientras ejercían su labor, el número más elevado desde 1997, cuando el IPI comenzó a llevar la cuenta. la estadística supera a la de RsF.

Buena parte de las muertes de periodistas se produjeron entre corresponsables, reporteros freelance, fotógrafos y camarógrafos con y sin experiencia en zonas de conflicto, donde Siria, con la revuelta popular más larga desde el estallido de las protestas en el mundo árabe en 2011, lleva el récord.

"El problema ha sido que esos reporteros son muchas veces jóvenes, poco experimentados y/o con intereses personales, políticos o ideológicos en la victoria de uno de los bandos enfrentados, lo que los pone en la línea de mira de sus enemigos", comenta el periodista y analista de política internacional Luis Esteban Manríquez.

Las revoluciones árabes desde 2011 han sido las noticias más baratas para el mundo de la industria periodística y arrastró por ende a miles de reporteros de todo el mundo a esas zonas, algunos incluso sin la indumentaria adecuada como un chaleco antilabas.

"Los grandes canales siempre tendrán dinero para estas coberturas pero en muchas ocasiones han preferido usar a los freelance porque es mucho mas barato", reflexiona el periodista español Antonio Pampliega, un freelance que se ha paseado por varios conflictos armados como el afgano, libio y sirio.

"En Siria los grandes medios no entran porque hay muchas posibilidades de que maten al periodista y prefieren perder a un 'free' que a un staff, porque con el free no tienen ningún tipo de acuerdo o de convenio. Les da igual lo que les pase", espeta Pampliega.

Alan Rusbridger, periodista y jefe de edición del diario británico The Guardian decía que "convertir a periodistas en objetivos de guerra es hoy una tendencia mundial".

La violación de convenciones internacionales que protegen a la prensa mundial también son una tendencia global.

"Por ejemplo durante la invasión de Irak en el año 2003, las emisoras de TV de Bagdad fueron uno de los primeros objetivos de los bombardeos de EEUU", recuerda Manríquez.

Pero más reciente, en la operación "Pilar Defensivo" lanzada en noviembre por Israel contra Gaza, dos edificios que albergaban reporteros de medios internacionales fueron atacados por aviones militares israelíes, lo que desató una condena mundial por esta grave falta.

Los dos reporteros muertos en Homs (Siria), tras un bombardeo planeado por el ejército sirio en febrero de 2012, evidenció que los periodistas, como figuras incómodas en las autocracias, son cada vez más el objetivo clave como vía para silenciar verdades, pero para el infortunio de algunos, por cada dos que salen del terreno tres están llegando por otro lado.

Entradas populares