Se mueren las Misses

Un joven llena una camiseta con la fotografía de la exmiss Mónica Spear

¿Por qué, en menos de un año, dos mises venezolanas, símbolos de la identidad nacional, están muertas? Porque estaban en Venezuela. Es la respuesta más fría pero clara ante lo que viene ocurriendo en el país. Porque si mueren las misses, además, es porque algo grave está pasando. ¿Usted recuerda alguna miss asesinada por la violencia? No.

El asesinato vil y dantesco de la exMiss Venezuela Mónica Spear marcó el subconsciente de los venezolanos de una manera tan atroz, que en menos de cinco días el Gobierno se vio obligado a resolver el crimen: un homicidio por robo, una de las principales causas por muertes violentas en Venezuela, que a la lista de coronas ensangrentadas ahora se agrega la de Génesis Carmona, Miss Turismo Carabobo 2013, fallecida este miércoles 19 de febrero.


Spear regresaba con su familia de recorrer la belleza natural de estas tierras: sus montañas, sus ríos, su brisa limpia. Génesis estaba protestando en Valencia porque esa belleza geográfica venezolana dejara de ser opacada por la violencia, la inseguridad, el temor al fracaso, a la desidia colectiva y pare de contar. Un tiro en su cabeza acabo con su vida. Lo más triste, es que si sobrevivía quedaría ciega. 

Sin más, asistimos a la pérdida dramática de dos seres humanos, dos mujeres que engordarán la lista de fin de año de las estadísticas rojas de la violencia que, como indica la regla, estarán por debajo o encima del asesinado durante una trifulca en una cárcel o aquel por resistirse al robo de un celular. Solo en 2013 tuvimos, según cálculos no oficiales, 24 mil homicidios. 

Las misses son un símbolo de la identidad nacional venezolana, de su belleza. Son tan autóctonas como el Alma Llanera, la arepa o el joropo. Son parte del reflejo de lo que se quiere ser, casi perfecto, tanto así que termina, en muchos casos, siendo nocivo para los ideales colectivos y culturales. En menos de un año, repito, dos misses murieron por la misma causa: violencia.

La pregunta en cuestión: ¿Cuántas misses tienen que morir para concienciar a los venezolanos que la inseguridad está desangrando al país? Muchas bandas tricolor con el nombre "Venezuela" parece que tendrán que mancharse de sangre, como ya está el nombre de esta nación.  ¿Por qué? Porque la violencia se hizo costumbrista, un modo de vida en el que supervivir termina siendo del más afortunado o valiente y hasta casi una aventura que da risas ¿Y cómo cambiar esa visión, qué más hacer? Esperamos respuestas.   


Entradas populares