Las venas abiertas se cierran en América Latina

Obama y Chávez en la Cumbre de las América, en 2009
El presidente Barack Obama recibió de la mano de Hugo Chávez una copia del célebre ensayo “Las venasabiertas de América Latina”, de Eduardo Galeano. La escena en la Cumbre de lasAméricas, de 2009, en la que el presidente venezolano se mostraba como adalid del “antiamericanismo”, sorprendió a quienes con razón o exageración, atestiguaron el respaldo de Estados Unidos a las dictaduras del Cono Sur.

En medio de la trasformación a la que asiste la región frente el voraz acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, parece que Obama comprendió la esencia que la obra de Galeano retrataba crudamente: como en los últimos dos siglos el “poder imperial” de Reino Unido y posteriormente EEUU, afectaron América Latina. Que el mandatario haya reconocido los errores de sus antecesores demuestra un cambio en la forma de ver la política y el poder desde esa nación hoy en día.

Con el inicio de las dictaduras de derecha en América del Sur, avaladas por la Casa Blanca en pleno fervor de la Guerra Fría, miles de personas fueron ajusticiadas y desaparecidas, en las peores décadas que esta parte del mundo recordará.

Cuando el mandatario estadounidense llegue a Cuba la retórica del antiamericanismo, del “imperialismo yanqui”, quedará en el fondo de la historia de los discursos políticos en América Latina. Desde La Habana, el epicentro de la crítica a Estados Unidos en la región, se dará por sentado que se abre una nueva etapa en la que las disputas prometen tener un nivel menos sucio que en la Guerra Fría, y el comercio tendrá un valor fundamental para acelerar los cambios.  

La relación de Estados Unidos con América Latina chocaba en Cuba. La política de la Casa Blanca de querer aislar al régimen de la isla terminó impulsando su imagen de “bastión imperial” que, con la llegada de Hugo Chávez al poder, y las posteriores intervenciones en Irak y Afganistán con George Bush en la Casa Blanca, incrementaron las críticas y el recelo hacia la primera potencia del mundo.

Hugo Chávez no está en el poder, Bush tampoco, y sus dos guerras terminaron, por lo que era necesario mejorar la imagen que Estados Unidos tenía en la región, pero ahora bajo una relación de respeto e iguales entre todos los países. Primero, es urgente por el ascenso de China en sus relaciones comerciales; el interés de Rusia por abrirse paso fuera de su área de influencia, y tercero, la única forma de que se logre influir con equilibrio entre democracia y negocios es que la retórica del pasado quede enterrada.

La visita a Argentina del mandatario, el martes, un país que sufrió demasiado por la doctrina anticomunista de la Casa Blanca, que consintió la dictadura militar, marcará un cierre de ese ciclo de la Guerra Fría en la óptica de los asesores estadounidenses. Obama prometió desclasificar los archivos de la dictadura con lo que busca claridad y transparencia. Ese gesto catalizará las posturas más radicales y permitirá comprender lo que realmente sucedió.

Estados Unidos continúa siendo para la mayoría de los países de Latinoamérica el mayor socio comercial. Si bien China se convirtió en el primer prestamista de la región, los latinos continúan viendo como ideal el modelo de sociedad estadounidense. Pocos  o quizá nadie quiere parecerse a los chinos o rusos, menos a los japoneses. La emigración sigue apuntando a Norteamérica, pero la realidad es que un conjunto de naciones se sienten libres, están encaminadas al respeto de la democracia y libre mercado. No quieren más injerencia.

Mientras Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador flotan en un mar de capitalismo el discurso agorero de la “invasión yanqui” ya no cala en sus pueblos. A la espera del papel que tomarán estos países en los discursos de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, una retórica violenta servirá para tapar vacíos de las realidades nacionales en esos gobiernos, pero atrás quedaron los discursos de amenaza de cortar la venta de petróleo o el comercio. Hay una transformación marcada por pragmatismo que Obama dejará como legado hacia su "patio trasero". 


Entradas populares

Imagen

El marzo más histórico