Para recuperar el dinero robado de Venezuela, EEUU puede hacer mucho



En 2010 las autoridades crearon un plan para perseguir el dinero de la corrupción

El Gobierno de Estados Unidos quiere evitar que corruptos y estafadores de todo el mundo continúen utilizando su sistema financiero para ocultarse, por lo que viene reforzando los controles y ha permitido que cientos de millones de dólares malversados sean confiscados y devueltos a sus países de origen.


Desde 2004 hasta 2012, último dato disponible por el Departamento de Justicia, las autoridades estadounidenses confiscaron y repatriaron más de168 millones de dólares estafados a varios países, un monto que parece minúsculo para la cantidad de denuncias de corrupción a nivel global.


 En 2010 el presidente Barack Obama lanzó la “Iniciativa Estadounidense de Recuperación de Bienes de la Cleptocraciaa fin de profundizar su cooperación con otros países en lo que se refiere a este tema.

Ahora que en las últimas semanas, al calor de la protestas contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, cientos de opositores que tuvieron que abandonar su país se han dado a la tarea de “cazar” a supuestos corruptos y exfuncionarios que se beneficiaron de manera dudosa durante los años del boom petrolero y ahora están en el extranjero.

Tormenta perfecta
Desde Argentina hasta Canada pasando por España, Francia hasta Australia, por internet corren decenas de videos donde funcionarios del régimen, antiguos burócratas y hasta los hijos de personeros del alto Gobierno son abucheados y acusados de vivir una vida de lujos en el exterior a merced de la crisis.


Venezuela está en el último escalón del continente americano en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016 de la asociación no gubernamental Transparencia International, no lejos de estar entre las naciones más corruptas del mundo cuya cima la lidera Somalia.



 A fin de recuperar los fondos provenientes de la corrupción que se encuentran en Estados Unidos o pasan por su territorio, los gobiernos extranjeros, en este caso el venezolano, deberán primero identificar los activos o ayudar a las autoridades a hacerlo.

Fuera del formalismo entre los estados el apoyo de individuos que conocen casos concretos de corrupción, con información fidedigna, también pueden prestar ayuda.

Silencio total
Si bien Washington y Caracas mantienen un enfrentamiento verbal y político sin que ambas capitales estén representadas con sus respectivos embajadores desde 2010, la Fiscalía General venezolana podría solicitar de forma directa a sus pares estadounidenses la cooperación para rastrear el dinero robado.  

Hasta ahora el Gobierno de Venezuela “no ha solicitado a Estados Unidos información sobre corruptos que puedan estar en el país y los contactos en este tema no existen”, aseguraba un vocero del Departamento de Estado en una consulta sobre el tema.

La Fiscalía venezolana recuperó en 2016 unos 45,1 millones de dólares producto de la obtención ilegal de divisas por parte de entidades jurídicas que se beneficiaron del control de cambio que rige desde 2003.

De las personas naturales que obtuvieron dólares de forma fraudulenta la cifra recuperada apenas alcanzó los 55 mil dólares en 2016.

Unos 20 mil millones de dólares se fugaron de Venezuela en empresas de maletín solo en 2012, según denuncias de la oposición y antiguos funcionarios del chavismo. La ruta de ese dinero es en gran parte desconocida.

Un caso simbólico de la lucha contra la corrupción en América Latina se dio cuando las autoridades de EEUU rastrearon y repatriaron a Perú activos procedentes de la corrupción por 20 millones de dólares vinculados a Vladimiro Montesinos, ex jefe de inteligencia de ese país, y sus colaboradores más cercanos durante el mandato de Alberto Fujimori.

El dinero decomisado por vínculos con el narcotráfico o actividades terroristas no son catalogados como fondos de la corrupción, por lo que hasta el momento el Departamento de Justicia no tiene datos sobre Venezuela en lo que respecta a fondos ilícitos. 

El Departamento de Justicia a través de su División Penal en la llamada “Sección de Confiscación de Bienes y Lavado de Dinero” trabaja con un amplio equipo de funcionarios que se encargan exclusivamente de la “cacería” cleptócratas.

Las personas con información sobre posibles ingresos de corrupción extranjera en Estados Unidos, o fondos lavados a través de instituciones de ese país pueden contactar al Departamento de Seguridad Nacional o presentar sus denuncias enviando un correo a kleptocracy@usdoj.gov. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario